El granero del rey (fragmento)Eleanor Farjeon

El granero del rey (fragmento)

"Erase una vez un rey en su reino de Sussex que perdió todas sus posesiones, excepto un pequeño granero. No era culpa suya. Era un rey muy joven y cuando fue coronado su patrimonio era ya exiguo. Sus padres habían sido dueños de una hermosa ciudad a orillas del Adur, todas las tierras del norte y el oeste habían sido suyas, en una extensión que se perdía varios kilómetros a la redonda, incluyendo muchos parajes extraños como el Wapping Thorp, la piedra Huddle o el Hovel Bush, donde una mujer sabia había vivido, la puerta de Guess que unía a dos comunidades muy opuestas a la forma de vida de los polacos. Una de las comunidades estaba repleta de hombres sencillos y religiosos, mientras que la otra estaba formada por hombres indomeñables y rudos, y se decía que el padre del rey, tras haber cazado y bebido con ellos, había apostado toda su fortuna. Cuando su padre murió, nuestro joven rey se sentó en una mata de paja con su corona de oro sobre la cabeza y su dorado cetro en la mano, y comió pan y queso tres veces al día, arrojando las cáscaras a las ratas y las migas a las golondrinas. Su nombre era William, y más allá de las ratas y las golondrinas no tenía más compañía que la de un potro llamado Pepper, quien se alimentaba a diario de pequeños matorrales. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com