El solitario (fragmento)Juhani Aho

El solitario (fragmento)

"Cuando los demás me acompañaron a la sala, ella se quedó y cerró el piano, ante el que estaba sentada en el crepúsculo, cuando llegué, y deliraba. Había escuchado la música desde la proximidad de las escaleras por algún tiempo y había estado escuchando tras la puerta con la respiración contenida y el corazón latiendo. La vi tomar la lámpara de la mesa y esperé que pudiera venir, quizás yo podría salir a su encuentro. Pero se dio la vuelta, cruzó la habitación y salió sin piedad. Lo último que vi de ella fue su perfil fino, su suave mejilla y un rebelde rizo enrollado sobre su oreja.
No, pensé, mientras bajaba las escaleras, no lo haré. Llegué a la puerta principal, en alas de un ardor de primavera, pero a ella le disgustó mi osadía y las ventanas traquetearon con fuerza, quedando el pasillo largo y oscuro a merced del eco de su enfado.
Por fin todo estaba claro. Hasta el último instante me había atormentado la esperanza-ahora me perseguía la indolencia. Era como un vagabundo en el desierto, ante cuyos ojos el espejismo se desvanece de repente, y nada más que ve el interminable mar de arena a su alrededor, y sabe que no podrá saciar su sed. Y la renuncia de la desesperación colma sus sentidos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com