La sangre reseca (fragmento)Juhani Aho

La sangre reseca (fragmento)

"Un hombre apenas vestido con una camisa deshilachada y gruesos zapatos desaliñados talaba árboles en la ladera de una alta colina. Sacudía una y otra vez las hojas de un abedul, y las virutas caían rendidas a su alrededor. La colina se difuminaba en medio de un desierto sin límites, entre alturas similares, tales como montículos de hierba en un prado inundado. Las otras colinas estaban cubiertas de bosques en su cima, sin embargo había un lugar que parecía indemne, una muesca en aquella selva: un campo verde de centeno, bajo los claros de avanzada edad, descendiendo hacia un puñado de edificios pétreos frente a una larga lengua, a la que rendían sutil pleitesía pequeños lagos que dibujaban la caída del hombre, en una áspera y rápida pausa. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com