Regreso al LíbanoJosé Craveirinha

Regreso al Líbano

"Ya regresé, mi amor
No obstante, no me preguntes absolutamente nada
Me fue imposible visitar los amigos en Jerusalén
En lo infinito, siento la insana ferocidad de los obuses,
y en las pupilas deslumbradas, las alucinaciones
reflejan las duras noticias
de lágrimas frescas.
De donde vengo,
¿sabías que una simple familia palestina
equivale a menos de un mísero fragmento incólume de metralla,
en las humeantes ruinas de los ex-edificios de aquella ciudad libanesa?
¿Y sabías que un solo miembro de la OLP, en su victoriosa inmovilidad final,
vale mil veces más que chorros de israelitas
abatidos por antiaéreas que lanzan contra Beirut?
Si no lo sabías, mi amor,
ahora sabes la dolorosa parte de las noticias frescas,
que infelizmente traigo en los ojos enrojecidos por la repulsa.
Y en cuanto a los heridos... que no podrán jamás maldecir
la insólita nube de pólvora que sobre ellos se abate;
¿qué sentencia de Salomón caerá sobre el aniquilamiento?
Nunca supe los objetivos de la diáspora,
pero garantizo que sí los de la OLP.
¿Alguna vez en los siglos de los siglos fueron alegres
las caminatas del pueblo electo para los caminos del éxodo,
y los suspiros que endurecieron los muros de las sinagogas?
¡Por causa de Beirut, el viejo Moisés va a ofrecer a Yasser Arafat
florecientes campos a Palestina, y decepcionado con Ronald Reagan,
del Monte Sinaí transmitirá por télex a Telaviv
y al Pentágono, los Diez Mandamientos!
Ya regresé, mi amor,
pero no me pidas ni un beso...
porque toda mi ternura, va entera para Beirut. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com