El rubí en el ombligo (fragmento)Barry Unsworth

El rubí en el ombligo (fragmento)

"Cuando la bailarina Nesrin se hizo famosa en todas las cortes de Europa, muchas fueron las historias que se contaron acerca de los rubíes que brillaban en su ombligo mientras bailaba. Algunos decían que habían sido robados por su amante, condenado por ello a la hoguera por decreto del rey Roger de Sicilia. Otros aseguraban que había sido el fruto de un soborno de Conrad Hohenstaufen en relación a un complot para matar al propio monarca. La trama había fracasado, pero el rubí fue el premio por ayudar a Conrad a dar muerte a su enemigo. A medida que pasaba el tiempo, las historias iban más allá y se volvían más intrépidas en su desenlace. La joya era un regalo del califa de Bagdad, enviada por secreto al gran Khan de los mongoles con promesas de riqueza, si aquella bailarina exhibía su arte ante él y compartía su lecho. Y, por supuesto, hubo quien dijo que Nesrin era una mujer casquivana y el rubí fue su recompensa por pactar con el Diablo. Los trovadores compusieron canciones sobre la joya; algunas felices, otras tristes, la mayor parte confusas. Nadie, ni príncipe ni campesino, dijo nunca la verdad. Yo soy el único que sabe toda la historia: Thurstan. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com