Belphegor (fragmento)Arthur Bernède

Belphegor (fragmento)

"Hay un fantasma que frecuenta el Louvre. Ése fue el extraño rumor que en la mañana del 17 de mayo de 1925 circuló por todo París acerca de su gran museo. Por todas partes, en las calles, jardines públicos, bulevares, podían verse personas reunidas, atemorizadas unas, incrédulas las otras, pero todas comentando con fervor la fantástica noticia.
En la sala conocida en el Louvre como Habitación de David, porque contenía muchas pinturas del célebre artista, justo en frente de la Coronación de Napoleón, dos vigilantes conversaban animadamente sobre el fantasma. Pronto, el personal de limpieza, que ese día no podía dedicarse enteramente a sus quehaceres, se acercó a ellos con el fin de conocer algo más sobre aquel tema que no podía dejar de interesarles sobremanera.
Yo les digo que hay un espectro, dijo uno de los vigilantes.
El otro vigilante se echó a reír y se encogió de hombros.
Gautrais lo vio, repitió el primer vigía con convicción y emoción no disimulada. Y él no es ningún bromista ni un tampoco un cobarde. En este momento redacta un informe para el director.
Así era, efectivamente. Pierre Gautrais, un tipo robusto de hombros cuadrados y una cara honesta, reportó el incidente a su superior, monsieur Lavergne. Este último se sentó detrás de su escritorio, flanqueado por su asistente y su secretario y escuchó al vigilante en un tono amistoso, aunque más bien escéptico. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com