Vicente AleixandreJosé Manuel Blecua

Vicente Aleixandre

"Muérdete tus entrañas de violeta
y las auroras recién nacidas olvidarán sus nombres.
Recordarán el tuyo,
ancho como el desierto y profundo como la nada.
Arráncate los lirios que te brotan en el cerebro
cuando las insomnes horas
galopan estremecidas por el alma.
Arráncalos. Lánzalos como flechas ardientes
a las criaturas ateridas
que tiritan bajo las cavernas de la noche.
Lánzales las purpúreas rosas de tus sienes,
las rosas de tu corazón,
las de tus manos y las de tu amada.
No escondas en tu pecho
los amorosos huracanes,
cuando todas las voces
engarfiadas las manos – mármoles ya sin venas–
te miran suplicantes, hondo mar, ancho río de lirios.
No tengas escondidos en tus labios
los millones de ruiseñores,
los cientos de calandrias y violines
que están gritando juntos
la más tierna canción de nuestros tiempos.
Suéltate ya la sangre de las enamoradas venas,
desgárrate tu frente de jazmines,
los cristales de tus ojos – claros cielos de días –
las noches de tus noches,
las plumas de tus alas.
Conviértete, por fin, en lluvia, en río, en mar, en mundo,
en madre y niño,
en flor enamorada,
en suave leopardo
o en claridad de estrella. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com