Del natural (fragmento)Eduardo Barrios

Del natural (fragmento)

"Eran las ocho de la noche. Un húmedo olor de agua y vinagre de tocador refrescaba la atmósfera tibia del cuarto de Laura que, a causa de los preparativos de ésta para el teatro, estaba más iluminado que de costumbre. La lámpara, pendiendo del techo y simulando un ramo de orquídeas, despedía por sus cuatro foquitos un torrente de luz que rielaba sobre las nítidas paredes tapizadas de blanco, destacando con firmeza los caprichosos contornos del amueblado moderno y los mil cuadritos y monerías que constituyen el adorno frívolo y coqueto del dormitorio de una soltera.
Sobre la colcha rosa pálido del lecho, un vestido se esbozaba entre gasas como un brochazo de azul pizarra, al lado del cual, Margarita, sentada en una butaca, esperaba que su amiga terminase su tocado, entreteniéndose en examinar un delicado abanico estilo veneciano del siglo XVIII con esa minuciosidad que casi exige el tiempo a quien tiene que soportar una larga espera. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com