Una Ofelia sin Hamlet (fragmento)Eduardo Quiles

Una Ofelia sin Hamlet (fragmento)

"OFELIA: De acuerdo, mamá, Hamlet es ficción, todo lo irreal que quieras... pero era mi mundo... Ofelia no quería dejar de ser Ofelia, pero perdí mi tren y me hicisteis abordar otro donde un ilustre odontólogo era el gran maquinista... Y me dividí en dos, sí, fue una boda a dos bandas, una novia ante el altar y la otra buscando a Hamlet por las bambalinas de su mente... (Pausa.) Me quedé fuera de juego... Casi perdí el seso. ¡El sexo, no, mamá, la cabeza! (Cómica.) ¿La chaveta? De acuerdo, la chaveta. (Se pone anteojos, pose doctoral sentada en un taburete.) Oiga a su psiquiatra: no está alunada, no, no, no, sólo que sus neuronas creen que la vida es una discoteca y se mueven a ritmo de salsa... (Se contonea, luego suspira.) Cuando me internaron conocí a otros seres con neuronas igual de marchosas... (Se oye una música de Malher.) En la clínica del silencio algunos se enamoraron de mí... (Coquetuela.) Un cleptómano guapísimo... Un individuo que decía que su cabeza era un televisor... (Dibuja el televisor con las manos.) Amor mío, pasaremos la vida unidos y atados a la TV. por cable... (Pausa.) En la clínica de los nervios desatados se oía canturrear a un vendedor ambulante de estados de ánimo... (Va al perchero del lateral derecho, se coloca una chaqueta de varón y se ciñe un sombrero hongo.) Vendo optimismo enlatado y sin fecha de caducidad. Con cinco botes, uno de oferta, (Canturrea.) El optimista óptimo... (Regresa al taburete.) El más tierno, era el buscapersonas.. (Lo imita.) Ofelia, tú perdiste al tipo de tu vida, lo leo en tus ojos, y yo, Lalo Pesquisas, soy un profesional de extraviados. A ver, ¿cuándo fue la última vez que lo viste? (Pausa.) Bajo un foco. (Pausa.) Querrás decir bajo una farola. ¿Su profesión? (Pausa.) Aristócrata de la duda. (Pausa.) ¿De la jet-set, eh? Ahora dime su DNI y si es posible su ADN. (Pausa.) Quería saber el DNI de Hamlet... (Pausa.) También en la clínica del silencio un día tropecé con... ¡Papá! (Un hilo de voz.) Era una fotocopia del mismísimo Shakespeare, pero más calvo... No estoy calvo, Ofelia, es el láser de la fotocopiadora que me tomó manía... (Pausa.) Bien. ¿Qué haces con esos pelos, esa pinta y por esta época? Semejante transgresión es de juzgado de guardia... (Mientras sigue hablando sitúa las dos sillas oblicuas al maniquí-Ofelia.) Ahora mismo se pronunciará el Tribunal Superior de Alta Ficción... Ocupen sus escaños los testigos de cargo y de la defensa. Póngase en pie la acusada, tiene la palabra el Ministerio Fiscal, es decir, yo, el Cisne del Avon. (Pasea con altivez de jurista en torno al maniquí.) Se le acusa de escaparse de una vida mítica a otra doméstica. (Otro matiz.) Y a usted de... (Otro matiz.) ¡Cállese el busca-personajes! Digo que a usted se le acusa de la puta vida que dio a Ofelia: le mata al padre, al hermano, la vuelve turulata, la obliga a suicidarse, ¿qué tramaba? ¿Un culebrón? (Otro matiz.) Usted no sabe con quién está hablando... (Pausa.) Con un trágico que se pasó de la raya con Ofelia... pero nosotros, en cambio, la amamos, por eso acudimos en cuanto nos llamó: el violinista gigoló, Toni Claqué, el cleptomaníaco... (Otro matiz.) ¡Cállese! ¿Y qué delirio es ése de engañar a Hamlet por un sacamuelas? (Otro matiz.) Ella daba un golpe de mano a un destino adverso. (Otro matiz.) ¿Y usted quién demonios es? (Otro matiz.) El giramundos. (Pausa.) Willy, ¿no me reconoces? Somos pareja: nos atizan descargas eléctricas a la par. ¿Qué dice este gira-sol? No, de gira-sol, nada, Willy, es este globo que va de lado y... por eso yo, ¿comprendes?, intento que orbite como debe ser... ya sabes: cada rana sin invadir la charca ajena... (Otro matiz.) ¡Palabras! Ofelia se distanció de Hamlet. Señorías, exijo para la acusada una pena de... (Otro matiz.) ¡Protesto! Ella sigue buscándolo, busca a su hombre... (Otro matiz.) ¿Y lo hallará, gira-globos? (Otro matiz.) Seguro, Willy, díselo tú, Buscapersonas. (Otro matiz.) Estoy en ello, señor, mire, observe, llevo impresa en la palma de la mano la huella del pulgar de Hamlet... (Gesto de estupor de Shakespeare que rompe la atmósfera del juicio colocando las sillas en su lugar de origen.) ¿A sí que imprimen las huellas dactilares a mis hijos de la fantasía? Este nuevo milenio es un nido de paradojas... (Observando a la madre-maniquí.) Ésta no es mi Ofelia... "


El Poder de la Palabra
epdlp.com