Sobre los estudiantes luxemburgueses en Lovaina (fragmento)Batty Weber

Sobre los estudiantes luxemburgueses en Lovaina (fragmento)

"17 de marzo de 1914. Los estudiantes se sublevan ante el Vicerrector en Lovaina, pretextando que quieren seguir siendo libres y al amparo del Arzobispo de Malinas, un hombre inteligente que parece conocer muy bien su rol. Es bueno, dijo, que vengáis a mí. Esto demuestra que estáis convencidos de que os haré justicia. Los estudiantes estaban entusiasmados y alegres y, en apariencia, satisfechos con muy poco.
El actual Vicerrector en Lovaina, sin embargo, parece albergar una opinión que concuerda con la tradición escolástica en Luxemburgo, pero que antes no era común en las escuelas secundarias. Los estudiantes requieren más permisividad. El Vicerrector conocía los juegos de naipes, veladas musicales e incluso que los estudiantes, en ocasiones, eran invitados a tomar el té de manera paternal. Con razón, los alumnos se cuestionan el estilo de vida propio de la piadosa Bélgica. ¿Dónde estaríamos si los jóvenes belgas se vanagloriaran de ser estudiantes católicos y debieran abstenerse de vino, mujeres y música? La juventud ha de ser libre; de hecho a los estudios se los denomina Las Carreras Liberales. Por ello no es justo someter a un tiempo de prueba a los estudiantes, de modo que estos muestren su concepción del honor y la decencia, ejerciendo por tanto el don de su libertad sin abuso alguno. Esto es propio de aquéllos que se aferran a la libertad como ideal que ha de ser justificado. Si se suprime la libertad de acción, ello va en detrimento de los propios valores educativos en sí mismos. Los estudiantes de Lovaina se resisten a concebir un sentido instintivo de la virtud de la libertad y tienen toda la razón. En su mano está que el espíritu sacro que reina en Bélgica también penetre en el futuro de la vida luxemburguesa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com