Hacia el norte (fragmento)Kjartan Fløgstad

Hacia el norte (fragmento)

"Krasnoyarsk se encuentra estratégicamente situada en las orillas del río Yenisei, entre Novosibirsk e Irkutsk, a lo largo del ferrocarril transiberiano. Durante el largo y crudo invierno el río se halla siempre congelado. Sólo en los cortos meses de verano es navegable y conecta con las aguas más profundas del mar de Kara, en la ciudad minera de Norilsk. Eso suele suceder a fines de mayo, cuando el río se desborda por su latitud, el hielo se derrite y las aguas desaparecen hacia el océano de color verde.
Neander, con la cabeza hacia un lado y la mejilla apoyada en la barandilla de la cubierta superior, miraba alternativamente hacia el velorio y escuchaba las explicaciones, en un extraño ruso, del segundo oficial de a bordo, un amable gigante que señalaba continuamente hacia el río. Llevaba un uniforme con una estrella roja en el sombrero y juraba que no era ruso, sino checheno. Neander nunca había traspasado el curso del Yenisei, pero había oído que éste se estrechaba asia el Asia Central y formaba bellas cascadas y rápidos. Se decía que el Yenisei era el quinto río más grande del mundo y que se volvía más majestuoso en dirección al mar, ya sin los rápidos y pleno de aguas blancas. Por Dudinka sólo se veían extensiones de tierra. Y luego todavía quedaba un largo camino hasta el océano abierto. No existe ninguna carretera o ferrocarril que conecte Norilsk con el resto del continente.
Los prisioneros condenados a trabajos forzados en la mina de níquel, criminales, exiliados, nacionalistas, polacos y judíos formaban el grueso de la población de la ciudad. Neander era un hombre de unos cincuenta años, delgado, que confraternizaba fácilmente, aunque no entendiera del todo el idioma que hablaban. En el muelle de Krasnoyarsk, a corta distancia, pudo ver a los primeros condenados embarcados, en medio de los ladridos de los pastores alemanes y el aullido de las sirenas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com