En el valle de Sauda (fragmento)Kjartan Fløgstad

En el valle de Sauda (fragmento)

"Arnold se quedaba petrificado a lo largo del día, con la única excepción del advenimiento de las horas y turnos extras, pero ya a fines del otoño de ese mismo año, se examinó con la intención de obtener una plaza en Sinterverket, obteniendo un certificado comercial avalado por la Empresa Textil y otorgado en una fiesta celebrada al efecto. Junto a Arnold Høysand, habían sido también aceptados otros dos trabajadores provenientes de una fábrica y una panadería. Era evidente que la mujer, que aplaudió con entusiasmo el discurso del presidente, estaba en avanzado estado de gestación. Arnold disfrutaba de su nuevo trabajo y le encantaba el ambiente que reinaba entre los compañeros, así como el tono irónico y elocuente, pero sano, de los capataces y jefes de obra. Necesitó tres años para identificarse totalmente con el lugar, pero luego no sólo fue capaz de hacer todos los contratos, sino que también acudían a él todos aquellos que necesitaran un traslado a causa de historias muy diversas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com