La fuerza de uno (fragmento)Bryce Courtenay

La fuerza de uno (fragmento)

"Yo era el niño más pequeño de la escuela por dos años y sólo hablaba inglés, la lengua infectada que se había extendido como una plaga en las lindes de la tierra sagrada, contaminando las aguas puras y dulces de del bastión africano. La guerra de los bóers había suscitado una gran malevolencia hacia lo anglosajón, hacia los Rooineks. Las cascadas del odio fluían en los torrentes sanguíneos nativos, zahiriendo los corazones y mentes de la próxima generación. Para sus hijos descalzos, yo era el primer ejemplo vivo de ese odio congénito. Yo hablaba la lengua que pronunciaba las sentencias que habían matado a sus abuelos y enviado a sus abuelas a campso de concentración, en el que murieron como moscas de disentería, malaria y fiebre. Para esos agricultores amargos, los pecados de los padres se propagaban hasta la tercera generación. Por tanto yo estaba infectado.
Nadie me había advertido de esta maldad que pesaba sobre mí, de modo que fue una sorpresa terrible. Me estremecí cuando los niños pequeños me sacaron de forma horrible de mi lecho y me condujeron al dormitorio de las personas mayores para ser juzgado ante un consejo de guerra.
Mi juicio, por supuesto, era una parodia. ¿Qué podía esperar? Había sido atrapado tras las líneas enemigas y todo el mundo, incluso un niño de cinco años de edad, sabía que esto significaba la muerte. Balbuceaba, incapaz de comprender el lenguaje estentóreo del juez, de doce años de edad, o el motivo de la hilaridad general cuando se dictara la sentencia. Pero supuse lo peor. Yo no estaba muy seguro de lo que era la muerte. Sabía que era algo que sucedió en la granja con motivo de la masacre de cerdos, cabras y una ocasional vaca. El chillido de la piara era tal que comprendí que no era una experiencia agradable, ni siquiera para los animales.
Y sabía algo más con total seguridad. La muerte no era tan buena como la vida. La muerte me iba a alcanzar antes de que pudiera cogerle el truco a la vida. Trataba de contener las lágrimas.
Probablemente había luna llena esa noche porque la ducha estaba bañada de luz azul. Sentí cómo las austeras paredes de granito de la ducha bruscamente formaron un ángulo contra el suelo de cemento húmedo. Nunca antes había estado en una de esas salas y el lugar me recordaba el sitio de la masacre en la granja. Incluso olía igual, a orina y jabón carbólico azul, así que supuse que mi muerte se llevaría a cabo.
Mis ojos estaban un poco hinchados de tanto llorar, pero pude ver dónde estaban los ganchos de carne. Cada losa de granito tennía un tubo que sobresalía de la pared con un nudo en el extremo. Me suspenderían de uno de ellos y moriría, igual que los cerdos.
Me dijeron que me quitara el pijama y me arrodillara en el interior de la cavidad de la ducha, cara a la pared. Debía mirar directamente hacia abajo, hacia el agujero del suelo, donde toda la sangre se escurriría.
Cerré los ojos y dije una oración en silencio, llorando. Mi oración no iba dirigida a Dios, sino a mi niñera. Me parecía lo más urgente en ese momento. Cuando no podía resolver un problema por mi cuenta, me decía, he de pedírselo a Inkosi-Inkosikaz, el hombre medicina, él sabrá que hacer. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com