Historias simples (fragmennto)Ingo Schulze

Historias simples (fragmennto)

"Llegó en el momento equivocado. Cinco días en autobús: Venecia, Florencia, Asís. Para mí todo sonaba como si fuera Honolulú. Les pregunté a Martin y a Pit cómo se les ocurrió la idea, dónde consiguieron el dinero y cómo habían imaginado para nosotros un viaje ilegal en nuestro vigésimo aniversario. Dependía de la voluntad de Ernst. Los últimos meses habían sido un infierno para él. Lo único que teníamos in mente era Italia. Pero él no dijo ni una sola palabra al respecto. A mitad de enero le pregunté si no deberíamos hacer algunos preparativos-se suponía que íbamos a salir el 16 de febrero, un viernes, durante las vacaciones escolares- aunque no sabíamos cómo podríamos cruzar la frontera con Italia y Austria con un obsoleto pasaporte de la RDA. Me imaginé lo que los chicos me habían contado acerca de un pasaporte de la RFA a través de una agencia de viajes de Múnich. Ernst Meurer podría viajar. Me preguntó si nos habíamos sacado dos fotos de pasaporte para eso. Le dije que sí. Sólo necesitan dos fotos recientes, nuestras fechas de nacimiento, altura y color de ojos. Eso era todo.
Fue como siempre. Llenamos de ropa la maleta de color verde oscuro. Pusimos platos, cubiertos y comida en la bolsa de cuadros negros y rojos: embutidos y pescados enlatados, pan, huevos, mantequilla, queso, sal, pimienta, manzanas, naranjas y dos termos, uno para el café y otro para el té. Pit nos llevó a Bayreuth. En la frontera nos preguntaron dónde íbamos y Pit respondió que de tiendas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com