Grandavegur 7 (fragmento)Vigdís Grímsdóttir

Grandavegur 7 (fragmento)

"Volveré más tarde. Al parecer su hermano había desaparecido y luego encontró a la niña y de repente quiso lanzarse al mar pero una mano providencial sobre su hombro lo evitó.
Se sentó en un coche celular de la policía, al lado de su padre. Sus ojos estaban cansados y mojados. Le susurraron que intentara dormir, pero estaba demasiado cansada, no respondía y la llevaron a casa. En el umbral su madre la esperaba con sus zapatillas en las manos y la niña se deslizó junto a ella y vio a sus abuelos en la cocina.
Siéntate, preciosa, le dijeron.
¿Nunca os habéis dado cuenta de que sufro? Su padre la sujetó por los brazos y su madre, que estaba justo detrás de ella, la acarició en silencio el pelo. La niña tenía miedo de moverse hasta que su padre la soltó y se sentó:
Tu hermano está muy cansado. Necesita dormir.
Oyó cómo su madre le pedía a la gente que se marcharan y que ya se pondría en contacto con ellos. Cerró la puerta, entró en la sala y besó a la niña en el cuello, la boca y los ojos susurrando: Ayúdame. La niña se coló en la habitación del hermano y se inclinó sobre él, pensando en la Nochebuena, la ingenuidad de la muerte, la tristeza, el equilibrio de la vida y en el cielo que se oculta tras la oscuridad y la lluvia. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com