El Islam y la Ilustración (fragmento)Abdelwahab Meddeb

El Islam y la Ilustración (fragmento)

"El Islam puede ser doblemente asociado con el espíritu de la Ilustración. A mediados del siglo VIII, se concitaron las premisas que derivarían posteriormente, a partir del siglo XIX, en los efectos catalogados con ese vocablo. Entre los años 750 y 1050, los autores gozaron de una sorprendente libertad de pensamiento en relación a su acercamiento al fenómeno religioso. En sus análisis preponderaba la primacía de la razón, en honor a uno de tantos principios básicos de la Ilustración. Este fenómeno tuvo lugar durante un período de efervescencia, de intenso intercambio intelectual que el Islam experimentó poco más de un siglo después de su advenimiento, cuando sus seguidores estaban tratando de desarrollar una tradición capaz de enfrentarse a sistemas de pensamiento mucho más complejos. Fue también una época en la que los neófitos continuaron recordando los sistemas teológicos y las preguntas planteadas por las creencias ancestrales, como el judaísmo, las varias sectas cristianas, el maniqueísmo y el zoroastrismo. Ibn al-Muqaffa (720-756) fue el primero de estos pensadores. Iraní de nacimiento y fuertemente influenciado por el mazdeísmo y las tradiciones maniqueas, fue uno de los primeros en crear la prosa literaria árabe, especialmente mediante la adaptación de fábulas procedentes del universo hindú como Panchatranta o Tantrakhyayka. Llega en su introducción a criticar abiertamente las religiones y a loar la razón. Para él, la moral era independiente de las creencias. A pesar de su multiplicidad, todas las religiones tenían tres tipos de seguidores: Los que heredan la fe de sus padres, los que se vieron obligados a creer y aquéllos que se adhieren a una confesión para satisfacer sus ambiciones mundanas. Señalaba también que pocas personas son capaces de justificar su creencia. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com