Blancas travesías (fragmento)Abdelwahab Meddeb

Blancas travesías (fragmento)

"Las lavanderas llegaban a la casa todos los miércoles, día de la semana destinado a la limpieza de los ajuares y prendas familiares. Allí se citaban beduinos de las llanuras y bereberes de las montañas, mujeres con barbillas de color marrón o con la frente tatuada, adornadas con cruces y broches como si hubieran sido dibujados con un palo de grafito. Marcas imborrables e indelebles frente al goteo de cualquier flor húmeda. Frente a enormes cubas de cobre dispuestas en la zona asfaltada que bordeaba el jardín, entre el lavadero y el cobertizo, las lavanderas se dejaban caer con todo su peso, levantando los brazos hacia delante y luego tirando hacia atrás: repetían sus movimientos como en trance hasta que las cubas quedaran vacías en medio del agua azul espumosa y las disoluciones del líquido jabonoso. Al igual que las rizadas boas en la parte inferior de las embarcaciones, las piezas de ropa eran llevadas a secar en la zona trasera de la casa, el patio, adaptado a las villas modernas. Velos, camisas, jebbas, se extendían y sujetaban con pinzas de madera y eran colgadas de alambres de hierro: extensiones blancas que ondeaban al viento, inmaculadas ante la brillante faz del sol, hechas del espectro del arco iris y de la evanescencia de los haces amarillos y rojos, perseguidos por destellos azules y verdes, restos inmateriales donde la mente podría perderse. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com