Un bárbaro en el jardín (fragmento)Zbigniew Herbert

Un bárbaro en el jardín (fragmento)

"Todo eso todavía puede ser comprensible para el hombre contemporáneo. Los abismos de la paleopsicología empiezan cuando se habla de la relación del asesino con la víctima:
La muerte del animal depende, al menos parcialmente, de él mismo: tiene que expresar su consentimiento para que le maten, tiene que sellar un pacto con su asesino. Por ese motivo, el cazador vela por el animal y tiene un gran interés en entablar con él la mejor relación posible. Si un reno no ama al cazador, no se va a dejar matar.
Así pues, nuestro pecado original y nuestra fuerza es la hipocresía. Tan sólo un ávido amor mortal puede explicar el encanto del bestiario de Lascaux.
A la derecha de esta gran sala, un pasillo tan estrecho que por él sólo podría pasar un gato desemboca en la parte denominada la nave y el ábside. En la pared de la izquierda llama la atención una gran vaca negra, no sólo por la perfección del dibujo, sino también a causa de dos misteriosas señales que aparecen claramente bajo sus pezuñas. No son las únicas señales que nos desconciertan.
El símbolo de la flecha que atraviesa al animal es claro para nosotros, puesto que en la Edad Media las brujas conocían esta práctica mágica (matar la imagen), que se llevaba a cabo en las cortes renacentistas e incluso se ha mantenido hasta nuestros tiempos racionales. Pero ¿qué son los cuadros como de un ajedrez de colores que se hallan bajo las pezuñas de la vaca negra? El abbé Breuil, el papa de la prehistoria, un excelente conocedor no sólo de las cuevas de Lascaux, ve en ellos los símbolos de los clanes de cazadores, el origen lejano de los escudos de armas. También existe la hipótesis de que eran modelos de trampas para animales. Otros estudiosos ven en ellos ejemplos de cabañas.
Para Raymond Vaufray, sencillamente son mantas hechas con pieles de animales pintadas, como las que hoy en día se pueden encontrar en Rodesia. Todas estas conjeturas son verosímiles, pero ninguna de ellas es definitiva. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com