Cartas desde mi molino (fragmento)Alphonse Daudet

Cartas desde mi molino (fragmento)

"Los conejos se han aposentado en la parte trasera. Han visto la puerta del molino cerrada durante largo tiempo y la hierba invadiendo el maderamen. Han venido para confirmar que la raza de los molineros se ha extinguido.
Encontraron un lugar que les convenía e hicieron toda suerte de madrigueras, un centro de operaciones estratégicas, el molino de Jemappes de los conejos. Sin decir una sola palabra que no sea cierta, la noche de mi llegada había alrededor de una veintena de ellos, echados en círculo sobre el maderamen, calentando sus patas a la luz de la luna. En el poco tiempo que me llevó abrir una ventana, huyeron y apenas pude apreciar sus colas batiendo el aire entre los arbustos. Espero que muchos de ellos regresen.
Algún otro que me ha visto es el arrendatario del primer piso, un siniestro viejo búho con cabeza de pensador, que ha vivido en el molino durante más de veinte años. Lo encontré erguido y preparándose para posarse en medio del roto techado, me miró un momento con sus ojos redondos, luego, bastante sorprendido y no habiéndome reconocido, comenzó a volar: Hou! Hou! y a agitar sus alas grises y polvorientas laboriosamente-estos pensadores nunca usan un cepillo. ¿Qué le sucede? Así se presenta, con sus ojos parpadeantes y su triste mirada, este inquilino silencioso me agrada mucho más que cualquier otro y me apresuro a renovar su contrato de arrendamiento. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com