Homo Sum (fragmento)Georg Ebers

Homo Sum (fragmento)

"El camino de cada estrella es fijo y limitado, cada planta tiene flores y frutos que en su forma y color se parecen exactamente a su arquetipo. En todas las características fundamentales de sus cualidades y disposiciones, en su inclinación instintiva y en su impulso externo, todos los animales de la misma especie se parecen entre sí, por lo que el cazador que conoce el ciervo en los bosques de su padre, sabe cómo se comportará en todo caso. Cuanto mejor equipado se halle una especie en relación a la variabilidad que conforma a sus individuos, mayor será el rango que tiene derecho a preservar en la serie gradual de las criaturas capaces de desarrollarse, y es precisamente la maravilla de esas múltiples facetas de su vida interior, y de su manifestación externa, la que asigna al hombre su superioridad sobre todos los demás seres animados.
Algunas pocas de nuestras cualidades y actividades pueden ser coordinadas, simbolizadas alegóricamente por los animales, por lo que el valor que se encuentra en el emblema del león, la dulzura de la paloma, ha satisfecho la forma de humana perfección de miles de generaciones, y dará satisfacción a mil más, cuando deseemos reducir la divinidad a una imagen sensible, porque, en verdad, nuestro corazón es capaz de comprender que "Dios está en nosotros"-es decir, en nuestros sentimientos- ya que nuestro embelesado intelecto es capaz de asumir Su manifestación externa en el universo.
Cada característica de todo ser finito se encuentra sin duda en el hombre, y ninguna característica que podamos atribuir al Altísimo es ajena a nuestra propia alma, que, de igual manera, es infinita e inconmensurable, ya que puede extender sus tentáculos hacia la investigación de los límites máximos del tiempo y el espacio. Por tanto, los caminos que están abiertos al alma, son innumerables como los de la divinidad. A menudo parece extraño, pero los iniciados saben muy bien que estos caminos son de acuerdo a leyes fijas, y que incluso las emociones más excepcionales del alma pueden remontarse a las causes que eran capaces de dar lugar a ellos y no a otros. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com