La cuerda alrededor de su cuello (fragmento)Émile Gaboriau

La cuerda alrededor de su cuello (fragmento)

"Sí, la compañía de la señorita Lavarande era absurda. En el estado actual de las cosas, visitar al Sr. Dave Galpin sólo era posible, esgrimiendo las armas con las que pudiera derrocar a Jacques.
¿Pero quién más tenía la culpa? Los Señores Chandoré y Folgat. ¿Acaso no habían cometido la indiscreción imperdonable de enviar a la manada de siervos, con la supuesta intención de que Sénechal estaría de regreso para el almuerzo, y de que no sería necesario custodiarle? ¿Por qué se preocupaba? La marquesa de Boiscoran y la señorita Denisse, madre y novia de Jacques, habían dicho eso.
Aunque al principio los dos infortunados habían mantenido una cierta frialdad, cada uno trataba de dar ejemplo de valor y confianza. Pero con el paso de las horas, su evidente ansiedad había ganado la partida, y su dolor se había convertido en un inequívoco temor.
Se presentaron ante Jacques-inocentes, pero presas de la terrible desesperación de poder ingresar en prisión. ¿Qué pensamientos hubieron de afrontar durante esas largas veinticuatro horas sin noticias de su familia? ¿No deberían ser despreciados, rechazados y abandonados?
"Esta espera es insoportable", exclamó al fin Denisse. "En cualquier caso, tenemos que llegar hasta él."
"¿Pero cómo?", preguntó la Señora de Boiscoran.
"No o sé, pero tenemos que encontrar la manera. Hay ciertos pasos que no me atrevo a dar yo sola, sino con usted, querida madre, y estoy dispuesta a intentar cualquier cosa. ¡Qué vayan a la cárcel!"
Rápidamente la marquesa se puso el chal de viaje sobre sus hombros. "Estoy lista", dijo, "podemos ir ya."
Habían oído ambas el rumor de que Jacques había sido detenido secretamente, pero no podían confirmar ni lo uno ni lo otro. La idea del verdadero significado de esa frase era acuciantemente aterradora. No sabían nada en aquellos horribles instantes, pero eran conscientes de la injusticia que puede albergar una injusta y arbitraria imposición en torno a la comisión de un delito, y probablemente no dudaran en usar cualquier medio para arrancarle una confesión. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com