Los hermanos Mörk (fragmento)Gustaf Geijerstam

Los hermanos Mörk (fragmento)

"A la mañana siguiente, Nils Goran y su esposa habían salido. Había dejado de llover estrepitosamente durante la noche y la luz del sol irradiaba sobre la superficie blanca y azul de los Lommen, así como a través de las ramas de los abedules.
Y sin embargo, los dos tenían la sensación de que un incendio había estallado en su pacífico lar, en medio del paraíso natural que los rodeaba.
Brites, no atendió a las solicitudes, sino que se mantuvo incólume en torno a su deseo de buscar la paz, y a su necesidad de hallarse solo. Cuando llegó la mañana, ordenó prepararlo todo para salir y dispuso sus maletas. Cuando su mujer le preguntó si iba a viajar, simplemente respondió: "Estaré ausente", "Volveré lo más pronto que pueda"
Spitz ya se hallaba sentado en la calesa, dejando que los caballos jóvenes se estiraran a su antojo. El comandante no se volvió siquiera una sola vez mientras se alejaba.
Brite aguardó a su marido casi una semana, antes de que éste volviera. Tres veces durante este período había acudido a la oficina de correos en busca de noticias, e incluso consultado las esquelas de los periódicos. Era presa de la inquietud y la esperanza-no sabía con exactitud de cuál de las dos. Porque lo que temía era que su marido ya no pudiera regresar. Y lo único que la tranquilizaba, era que él no le había escrito.
Sin embargo, sus noches y sus días estaban colmados de imágenes de terror, y cada hora que pasaba, el miedo crecía. Erling y los criados no podían hacer nada para menguar este estado de ánimo.
Ante ellos, no podía admitir que estaba asustada, temiendo que su esposo se quitara la vida. Por lo tanto, se mantuvo en una posición firme, y sólo en la intimidad y soledad de su dormitorio daba rienda suelta a sus salvajes premoniciones. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com