Inonu, Dónde estabas cuando cayó la noche (fragmento)Mario Levi

Inonu, Dónde estabas cuando cayó la noche (fragmento)

"Había un sueño que me perseguía implacablemente a lo largo de los años. Necesité mucho tiempo para aceptar tácitamente lo que vi, o más bien lo que me vi forzado a revelarme a mí mismo. Es más, ni siquiera estoy verdaderamente seguro de haberlo logrado. Todo lo que queda dentro de mí no es más el eco de las voces y las estruendosas risas. En mi sueño, Lee van Cleef, el inolvidable villano de los westerns italianos, vestido con abrigo largo negro, me mira con sus ojos de águila y esa sonrisa burlona que predice cosas terribles y apuntando con su Colt de cañón largo, de repente dispara a mi padre, que está a una corta distancia de mí, en la frente. Todavía puedo ver el sufrimiento de mi padre y el agujero que se abrió en medio de su frente, por el que manó la sangre a fecundos borbotones. ¿Dónde estábamos? ¿Por qué estábamos allí? ¿Qué era lo que se esperaba de mí? El lugar donde estábamos se parecía mucho a una de las playas que visitábamos en mi infancia. Pero estaba tan tranquilo, que podía haber sido una película de terror. Tal vez era la primera hora de la mañana. No había duda de que era el momento preciso para una ejecución. En la extensa playa sólo había unas pocas personas y estaban lejos las unas de las otras. Recuerdo que había un hombre que me miraba con reproche, con desprecio, e incluso de manera ridícula; eso, y una anciana de piel en extremo rugosa debido a la excesiva exposición al inclemente sol, que se parecía mucho a una de esas mujeres con las que mi abuela se reunía ciertos días de la semana para jugar a las cartas, apresuradamente se levantó de su lugar y dijo: "En l´a tué le pauvre! ¡Han matado al pobre hombre!, refiriéndose a mi padre, que estaba tendido en el suelo. La mujer no estaba interesada en mí. No estaba claro quien había dichos estas palabras, en ese vacío sin fin. Un poco más lejos, tres hombres estaban sentados juntos y riéndose entre sí. Ellos no parecían haber visto o escuchado lo que había sucedido. Pero yo estaba allí, lleno de miedo. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com