El pensamiento de Hegel (fragmento)Roger Garaudy

El pensamiento de Hegel (fragmento)

"El verdadero principio especulativo sólo sería descubierto por Kant y formulado totalmente por Fichte. El principio de la soberanía del pensamiento humano en la naturaleza y en la sociedad fue planteado en la práctica por la Revolución Francesa y en la teoría por Kant. Contra la antigua metafísica y contra el empirismo que tienen la común característica de su dogmatismo, de partir de "datos" (de la razón o de los sentidos), Kant tuvo el mérito especial de despertar la conciencia de la interioridad absoluta y de rechazar absolutamente "el dejar de actuar y prevalecer en ella un elemento cualquiera que tenga un carácter de exterioridad" (Enc, 60). De esta forma, el espíritu ha tomado consciencia de sí mismo, y es por ello por lo que Hegel considera la filosofía de Kant como "la base y el punto de partida de la filosofía moderna alemana" (L, I, p.80). Pero el mismo hecho de haber planteado este principio fundamental de la soberanía absoluta del pensamiento, hace más escandalosa la incongruencia de no ver en las categorías más que una "forma exterior" que no nos permitiría penetrar en el corazón de las cosas.
Fichte no logró liberarse de este subjetivismo primario que niega al hombre el conocimiento de la naturaleza y de Dios. Continuando la obra de Kant, que sentaba las bases de un método de construcción a priori, y partiendo de la idea Kantiana de que el pensamiento es activo, productivo, y que no puede comprender más que lo que ha hecho, Fichte tuvo el mérito, reconocido por Hegel, de ser el primero en concebir el verdadero método filosófico: el de la construcción especulativa, que parte del espíritu y progresa de negación en negación al oponerse su contrario y superarlo.
Este método fue extendidoo por Schelling a toda la naturaleza, al aplicar un esquema exterior a las cosas, en virtud de analogías arbitrarias. Hegel dijo encarecidamente que Schelling ha "sustituido el concepto por el anti-método del presentimiento y el entusiasmo" (F, p.83). "



El Poder de la Palabra
epdlp.com