Los mitos fundacionales de la política (fragmento)Roger Garaudy

Los mitos fundacionales de la política (fragmento)

"Todos los medios son buenos para el lobby sionista: de la presión financiera al chantaje moral, del boicot de los medios de comunicación y de los editores a la amenaza de muerte.
Paul Findley concluye: “Quienquiera que critique la política israelí debe atenerse a las dolorosas e incesantes represalias e incluso a la pérdida de sus medios de subsistencia gracias a las presiones del lobby israelí. El Presidente tiene miedo. El Congreso cede a todas sus exigencias. Las más prestigiosas universidades velan por descartar de sus programas todo lo que se oponga a él, los magnates de la prensa y los militares ceden a su presión...”
Esta actitud no ha variado lo más mínimo desde hace medio siglo. El gran rabino de Francia, Joseph Sitruk, declaraba en Jerusalén al Primer Ministro Itzak Shamir: “cada judío francés es un representante de Israel... Esté usted seguro de que cada judío de Francia es un defensor de lo que usted defiende”.
“Existe en Francia un poderoso lobby proisraelí que ejerce una notable influencia en los medios de comunicación”. (General de Gaulle).
En Francia sólo el General de Gaulle se atrevió a decir “que existía en Francia un poderoso lobby proisraelí que ejercía una notable influencia en los medios de comunicación. Esta afirmación resultó escandalosa en su época. Sin embargo contiene parte de una verdad que hoy en día sigue vigente”.
Desde entonces no ha habido un solo candidato a la Presidencia de la República Francesa, sea cual sea su partido, desde Michel Rocard hasta Jacques Chirac y pasando por Miterrand, que no haya ido a Israel para recibir la investidura mediática.
El poder mediático del lobby, cuyo centro dirigente actual está constituido por la LICRA (Liga Internacional Contra el Racismo y el Antisemitismo), es tal que puede manipular la opinión a voluntad. Siendo la población judía en Francia cerca del 2% del total, el sionismo reina en la mayoría de los círculos de decisión política de los medios de comunicación, en la televisión y la radio, en la prensa escrita trátese de periódicos o revistas, en el cine- gracias sobre todo a la invasión de Hollywood- e incluso las editoriales-en las que pueden imponer su veto por medio de los comités de lectura- están en sus manos, así como la publicidad, gerente financiera de los medios de comunicación. La prueba está en el adocenamiento casi general de los medios de comunicación cuando se trata de invertir, a favor de Israel, el sentido de los acontecimientos y se califica de terrorismo la violencia de los débiles y de lucha contra el terrorismo la violencia de los fuertes.
Un judío enfermo es arrojado por la borda del Achille Lauro por un renegado de la OLP. Se trata, incontestablemente, de un acto de terrorismo. Pero cuando, en represalia, un bombardeo israelí sobre Túnez provoca cincuenta muertos, entre los cuales hubo muchos niños, eso se llama “lucha contra el terrorismo y defensa de la ley y el orden”. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com