La excluida (fragmento)Luigi Pirandello

La excluida (fragmento)

"La noche era húmeda. Abajo, después de la empinada cuesta de las últimas casas al pie de la colina, la llanura inmensa, solitaria, se extendía bajo un triste velo de niebla, hasta el mar alumbrado pálidamente por la luna, allí abajo, al final del todo. ¡Cuánto aire, cuánto espacio fuera de aquella alta ventana angosta! Miró la fachada de la casa expuesta allí arriba a los vientos y a las lluvias, y melancólica en la humedad lunar; miró hacia abajo a la callejuela negra, desierta, velada por una única farola lloriqueante; los tejados de las pobres casas recogidas en el sueño; y sintió cómo crecía dentro de sí la angustia. Se quedó mirando atónito, casi con el alma en vilo; y al igual que, después de un violento huracán, ligeras nubes vagan indecisas, pensamientos ajenos, memorias perdidas, impresiones lejanas se le asomaron al espíritu, pero sin tomar forma. Pensó que allí, en esa callejuela angosta, cuando él era un niño, exactamente por debajo de aquella farola de débil luz vacilante, una noche, habían matado a traición a un hombre; que después una criada le había dicho que mucha gente había visto el espíritu del hombre asesinado; y él había sentido un gran miedo del espíritu y durante mucho tiempo no había podido asomarse por la noche a mirar aquella calle... Ahora, la casa paterna, que había dejado hacía ya casi dos años, lo volvía a acoger, con todas sus reminiscencias, con la opresión antigua. Él estaba libre otra vez, como si hubiera vuelto soltero. Dormiría solo, aquella noche, en la habitación desnuda, en la camita de antes: ¡solo! Su casa conyugal, con ricos muebles nuevos, había quedado vacía, oscura... Las ventanas habían quedado abiertas... Y aquella luna, que menguaba en el mar lejano entre la bruma, habría tenido que verse, sin duda, también desde su habitación... Su cama de dos plazas... Entre las cortinas de seda rosácea, ¡ay! Cerró los ojos y apretó los puños. ¿Y mañana? ¿Qué ocurriría mañana, cuando todo el pueblo se enterara de que él había echado de casa a la mujer infiel? "


El Poder de la Palabra
epdlp.com