Por qué nos gustan las mujeres (fragmento)Mircea Cartarescu

Por qué nos gustan las mujeres (fragmento)

"No podría decir cuándo había aparecido en el vagón, pero bajó al mismo tiempo que yo en la plaza Kennedy, con sus tiendas de lujo y sus palmeras, y, caminando erguida en el sari que le ceñía los hombros y las nalgas, se disolvió en la complicada luz circundante. Muchas veces después de aquello he pensado que si caminando en pos de ella hubiera llegado a tocar su ovillo de seda, se habría vuelto hacia mí, no porque hubiese notado el contacto, sino porque se habría dado cuenta de que fluía desde su cuerpo hacia mis dedos una parte de su desconocido y místico poder interior…
Ahora me acabo de dar cuenta de que tanto las mujeres descritas por Salinger con tres palabras expresivas (¡qué formidable: la muchacha que lanza su mechero a una marsopa!), como la que yo no he conseguido describir en una página entera, aparecen cerca del mar. Y me parece que ha de ser así, pues cuando pienso en el estilo (que es gracia, que es mecerse alguna vez con todas las olas del mundo, flotando corriente abajo y sin oponerse ni siquiera un momento, siguiendo los meandros de lo lleno y de lo vacío) me vuelve siempre la misma imagen al pensamiento: algas alargadas transportadas arriba y abajo por corrientes y doblándose, descarnándose y espesándose en el agua verde, gelatinosa, del fondo del mar.
No es posible hacer nada para conseguir un estilo. Pues el estilo no lo tienes, sino que lo eres. Está impreso allí, en la ingeniería de las vértebras de tu columna vertebral, en la dinámica de los fluidos de tu cuerpo, en el destello de luz en tu pupila aterciopelada. En el entendimiento de tu mente, que avanza cuando el universo avanza y se retrae cuando el universo se retrae. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com