La casa de la laguna (fragmento)Hugo Marti

La casa de la laguna (fragmento)

"El esposo de Annemarie la miró con asombro y dijo: "Durante años te propuse que invitaras a alguien, tal vez un amigo, alguien que estuviera cerca de tu corazón, porque te veía exánime, desanimada y año tras año hablé en vano. ¿Te acuerdas?"
Ella se quedó en silencio. Sus palabras murieron en un mudo reproche. "En los últimos años no ha sido fácil nuestra vida. Espero que tengas lo necesario." Se inclinó un poco en su silla. Luego se dirigió al otro lado de la habitación. "¿Quién podría venir aquí? He oído el nombre equivocado"
Annemarie lo repitió y agregó: "Tú la conoces, Doris Korte, de Danzig.
Estuvimos juntas por última vez en nuestra boda"
Miró al tendido, meditabundo: "Doris Korte" Y entonces, recordando de repente. ¿La Doris Korte que vivía en Berlín y luego en Malta?"
Annemarie alzó la cabeza sorprendida. "Sí", dijo, y quería preguntarle algo. Él se río y frunció los labios: "¡Oh!"
"¿Cómo?" Su tono era tenso y frágil.
"¿Si conspiramos?-bromeó.
Ella permaneció en silencio. Para ella estaba claro. Klaus había dicho una vez que Doris no podía ser de otro modo. Pero ella se sorprendió y lo admitió a duras penas. Se sintió avergonzada, arrastrando sus propios pensamientos.
"No", dijo ella en voz baja. "No hay ninguna conspiración. Simplemente he invitado a Doris."
Levantó la mano y puso cara de incredulidad: "Con vosotras las mujeres nunca se está seguro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com