La iglesia de las siete maravillas (fragmento)Hugo Marti

La iglesia de las siete maravillas (fragmento)

"En una tarde fría de otoño los monjes estaban reunidos en el gran salón, caminando de un lado a otro, frotándose las manos y resoplando, además de arrodillarse continuamente frente a la chimenea, cubierta de teas y almohadillas.
La niebla fría se cernía sobre el bosque y al amanecer vagaba por las calles de la ciudad. El brillo licencioso del oeste prometía una noche helada.
Un hombre golpeó la puerta de madera y preguntó con voz cansada si podía entrar. El portero abrió la puerta y se dirigió al desconocido en el edificio donde los hermanos formaban un círculo alrededor del fuego y extendió el dedo rígido contra el resplandor aún débil. A medida que el forastero entró en la habitación, los monjes se volvieron hacia él y lo miraban en silencio, después de haberle ofrecido un amable saludo.
Después de un rato, el Prior le preguntó: "¿Cuál es vuestro deseo, forastero? ¿Estás cansado y hambriento? Las noches conducen a los animales y a los seres humanos bajo el mismo techo. Descansa."
El desconocido le dio las gracias y se puso en medio de los hermanos.
"Vendrás de lejos. Has de comer algo"
"Hace muchas semanas que viajo de ciudad en ciudad y cuando los árboles están todavía en la primera floración, surco el mar.
Los monjes permanecían en silencio y lo miraban furtivamente. Se sentó ante la vacilante luz del fuego, con las manos sobre las rodillas y miró cómo las llamas chisporroteaban lamiendo el arco oscuro de la chimenea.
Todos guardaron silencio hasta el instante de la cena, sentándose en largas mesas. El desconocido oró en voz baja, para sí mismo.
Una vez terminada la comida, entonó un himno y todos los monjes escuchaban asombrados su fuerte y melodiosa voz.
Finalmente, los hermanos salieron de la habitación y el Prior se quedó a solas con el desconocido. Los dos hombres estaban sentados en sillas altas, iluminados sus rostros por un débil resplandor que se extendía por las paredes color marrón oscuro y por el techo abovedado. Las sombras suavemente ondulantes de los dos varones se proyectaban junto a la pared y brillaban en la ventana oscura y húmeda. Poco a poco las cenizas se fueron esparciendo y la trémula sombra menguando. Los hombres, sentados, meditaban en silencio. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com