El simplón guiña el ojo al fréjus (fragmento)Elio Vittorini

El simplón guiña el ojo al fréjus (fragmento)

"Cuando hemos encontrado lo poco que podíamos encontrar, se acabó. Ya no hay nada que nos diga algo. Seguimos embriagándonos con el vino, pero ya no buscamos nada en él, y ya el vino no nos dice nada. Nada ya nos dice nada. El aire que respiramos no nos dice nada ya. Debemos pensar que hemos muerto. De otro modo, estaríamos muertos y habríamos perdido la cordura a la vez. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com