Viviendo en soledad (fragmento)Alice B. Toklas

Viviendo en soledad (fragmento)

"A Carl y Fania van Vechten, Nueva York /MS Yale.
31 de julio de 1946. Miercoles. 5 rue Christine, París VI.
Querida Fania y querido Papa Woojums-
Cuando regresé el sábado por la noche, envié un cable y dispuse sobre y papel y ahora intento contaros todo. Para aquéllos que amamos tan profundamente a nuestra Baby Woojums sería fácil hablar-aunque el vacío es tan grande- y más intensamente estando con vosotros. Pero hay muchos detalles que vosotros debéis conocer y gradualmente trataré de referíroslos. Baby me contó hace ahora una semana que vosotros habíais sido amigos leales desde un principio y qué maravilloso era que hubierais hecho una perfecta introducción. Me atrevo a decir que fue uno de los últimos placeres que ella tuvo-ése y las dos primeras copias de Brewsie and Willie y el telegrama de Montie diciendo que la obra continuaba. Fue un milagro que todo sucediera precisamente en ese tiempo. No debo esperar demasiado para intentar contaros de una vez por todas lo que sucedió. Después del viaje a Bélgica justo antes de Navidad, baby se quejó de cierto cansancio y acordamos que no veríamos a mucha gente-había sido tan agotador- la ocupación y ver de cerca al ejército americano. Pero en abril el doctor dijo que ella necesitaba ser intervenida. Y Baby dijo que ella añoraba sentirse fuerte de nuevo, pero rechazó ser operada-se sintió mejor, pero fue adelgazando- Consintió ahuyentarse de Paris a la casa que nos prestaba un amigo en Sarthe. Pero un día después de nuestra llegada, sufrió un corto pero doloroso ataque y cuando remitió, Baby se sintió mejor y decidimos quedarnos hasta el martes siguiente, cuando finalmente ella consintió regresar a París-Nosotras acudimos al hospital americano en Neuilly, ambas llenas de esperanza, planeando regresar a Sarthe en el mes de septiembre. Todos los especialistas coincidieron en prescribirle a Baby un severo tratamiento durante varios días para asegurar el éxito del mismo, pero el pasado viernes por la mañana decidieron no continuar. Cansada y doliente, Baby los despidió a ellos y dijo que no quería verlos nunca más. Se sentía furiosa y molesta e impresionada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com