El secretario (fragmento)George Sand

El secretario (fragmento)

"Con el objeto de darle tiempo para despachar su comisión, volvió a Saint Julien a la sala en que estaban reunidos los viajeros. Reparó entonces en un hombre alto y pálido, de bastante buena figura, que rondaba alrededor de las mesas, como si fuera tomando cuenta de lo que decían los demás. Creyó Saint Julien que era un espía, porque nunca había visto a ninguno, y porque en su nimia desconfianza, todos los curiosos le parecían espías; nadie sin embargo tenía menos trazas de serlo que aquel individuo. Era pausado, melancólico, distraído y no carecía de cierta bobera natural. En el momento en que pasó junto a Saint Julien, pronunció dos veces seguidas, entre dientes, y apoyando en las dos primeras sílabas, el nombre de Quintilia Cavalcanti.
Luego se sentó a la mesa e hizo algunas preguntas acerca de ella.
-Yo por mí, dijo una persona a quien se dirigió, nada puedo decir sobre el particular; pregunte vd. a ese joven que está junto a la estufa. Es un criado suyo.
Se puso Saint Julien colorado como un tomate y volviendo bruscamente la espalda, se disponía a salir de la estancia; pero el extranjero, con singular tenacidad, le detuvo asiéndole del brazo, y saludándole con la amabilidad de un hombre que cree hacer una gran concesión a la necesidad:
-Tendría Vd. la bondad, le dijo, de decirme si la señora princesa de Cavalcanti llega directamente de París? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com