Los vestigios (fragmento)Hagop Oshagan

Los vestigios (fragmento)

"Un halo de melancolía se cernía sobre las nupcias de Anna. Nada es tan sorprendente como el entusiasmo que emana de las profundidades de un animado cortejo de boda. Por supuesto, nada faltaba en cuanto al ornato necesario de la casa y calles circundantes al festejo. De hecho, incluso hubo un exceso de todo, para compensar la viudedad siempre presente de la muerte, que sopla como un viento demasiado cercano a la llama. Las tradicionales procesiones se suceden. Pero están envueltas en un ritmo lento y cansino. En la mañana del lunes, cuando la procesión siguió a la casa de los recién casados, tras el suntuoso servicio, fue ofrecido un espectáculo extrañamente opulento, incluso un tanto pasado de moda. Hasta las canciones y los himnos sonaban débiles, timoratos. Los pasos de los fieles eran cuidadosos y no exentos de cierta tristeza. ¿Alcohólicos? Habría que buscar mucho para detectarles entre los hombres ricos que acudían a la boda, bebiendo el líquido bendecido, como ancianos que plantaban sus copas a la salud de las almas y hacían que los transeúntes bebieran también. Ellos también se unieron a la procesión, siguiendo la estela de los demás a corta distancia, siendo su rebuzno el más impresionante y estruendoso. El pueblo era muy quisquilloso a la hora de la muerte, sobre la que no admitía broma alguna. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com