La creación por la metáfora (fragmento)Chantal Maillard

La creación por la metáfora (fragmento)

"Hace largo tiempo se inició un juego extraño. Se trataba de inventar irrealidades y hacerlas creíbles hasta el punto de lograr que, por la fe de los hombres, tomaran cuerpo: se convirtieran en realidades. Así palabras como "ser", "vida", "diferencia" aparecieron como respuesta a la suposición de negatividades en un mundo en el que éstas nunca habían existido. Nadie sabe a ciencia cierta cómo nació la afición por esta clase de juegos. Algunos piensan que fue debido a la admiración que experimentaban los griegos ante la realidad y al hechizo que para ellos suponía el acto de nombrar. Otros creen que era cuestión de poder; aquel que por la pericia de su retórica lograba convencer a las gentes de la realidad de un mayor número de cuerpos irreales alcanzaba una posición invencible. El caso es que este juego adquirió tanta relevancia que la materia fue perdiendo poco a poco su carácter sagrado. Se edificaron altares donde las cosas aprendieron su función de símbolo. La comprensión, que en un principio era simple visión, sincronía pre verbal, un estarse en la unidad "sin ser con que diferenciarse", empezó a ser el duro aprendizaje de traducción de mundos paralelos. Hasta que, en una histórica partida, la propia palabra juego tomó cuerpo. Paradójicamente entonces el carácter lúdico de su actividad se perdió. Este olvido era en sí mismo una derrota, pero lo tomaron por una victoria definitiva. Lo que antes era juego se llamó entonces cultura. Los fantasmas hablaron, y creyeron en ellos. Algunos hombres, sin embargo, conscientes de los sofisticados engranajes de esta maquinaria lúdica, pretendieron devolver a los demás, en la medida de lo posible, la visión del origen, de ese origen que habita el presente y que, como él, no perdura: se hace. Y puesto que el gesto se había perdido a sí mismo por haber alcanzar significado, fue necesario servirse de la palabra-ese cuerpo sonoro-, de la palabra en busca de sí misma fuera de sí misma, la palabra devuelta a su origen. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com