El doctor Lerne (fragmento)Maurice Renard

El doctor Lerne (fragmento)

"Las campanas anunciaron la inminente llegada del padre de Mac en compañía de su otro vástago. Confirmar que la misiva había sido enviada a Escocia no aportaba nada nuevo en Fonval. El gran misterio persistía como un secreto inexpugnable contra nosotros. El pasatiempo de permanecer en mi habitación con los muñecos de mimbre y los talones tocando el tambor del techo seco carecía de valor.
Mis noches estaban vacías. No dormía en toda la noche. La idea de aprender lo necesario perturbaba mi cuerpo y me torturaba. Los celos me resultaban insoportables. La verdadera meta del amor había sido profanada en un doble juego.
Una noche quise levantarme y salir a la calle a dar un paseo y que al aire fresco fuera un lenitivo para mi extenuado cuerpo.
Nuestros paseos eran cada vez más frecuentes, quizás con la pretensión de fortalecer nuestra amistad y evitar que tratara de escaparme. Su cortesía era extremadamente aborrecible para mí. Aquellos días supervisados contrariaban mi voluntad, acrecentando mi impaciencia y las adicciones al amor y al misterio de la misma manera. Sabía que la alternativa era grotesca. Evocaba el amor pensando en las esculturas de hermosas mujeres, inalcanzables, inaccesibles.
Acumulaba continuas hipótesis que me ofrecían la esperanza irreductible de hallar la herramienta adecuada que me permitiera cavar más fácilmente y satisfacer mi curiosidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com