Izanayi e Izanami (fragmento), de Cuentos del Extremo OrienteHenri Gougaud

Izanayi e Izanami (fragmento), de Cuentos del Extremo Oriente

"Se estrecharon otra vez. De su tercera unión nacieron las ocho islas del Japón, el mar, los continentes, las estaciones, los árboles, las montañas y, al final, el Espíritu del fuego. Pero, cuando este último hijo salía del vientre de Izanami su madre, la incendió cruelmente con su ardor devastador. Ella se acostó, vomitó en tropel a los pájaros y los animales terrestres, y murió. Su hermano Izanayi cayó de rodillas ante su cadáver. Lloró sobre ella siete días enteros, con la cara entre las manos, y luego la enterró. Hecho esto, empuñó su sable, cortó la cabeza del Espíritu de fuego y lo desmembró. De la sangre de aquel impetuoso ser nacieron las criaturas más indómitas de este mundo.
Izanayi, que se había quedado solo, se puso a vagar tristemente por los cielos y la tierra. Pero sucedió que un día, como estaba cansado de vivir sin felicidad, le entró el deseo irracional de irse a buscar a su hermana querida al reino de la noche. Tras largo tiempo de viaje, llegó ante la puerta del palacio de las tinieblas. Llamó y su hermana salió a abrirle. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com