El cajón de los pelos (fragmento)Emmanuelle Pagano

El cajón de los pelos (fragmento)

"Habría podido atravesar las paredes, el barrio, el pueblo, los viñedos, parecía que hasta el mar. No respiraba fuerte, sino que dormía como el bebé que todavía es, infinitamente. A lo mejor por eso Pierre estaba tan tranquilo. Lo tenía sentado entre mis piernas, cruzadas por delante de su pecho. Su pelo resbalaba entre mis dedos y se le enroscaba en los hombros. El sol muy bajo subía con sus rayos calentitos por la mezcla de rubios. De espaldas era hermoso como una niña. Cogí el cepillo que había dejado en el suelo y me estiré para alcanzar mi neceser de peluquería, grande y transparente (de la repisa que hay encima de mi cama), tratando de mantener las piernas trenzadas apretadas. No quería que él se soltara, que se asustara, que se hartara. Quería que aquello durase. Saqué todos los accesorios de mi neceser. Horquillas de colores fluorescentes, elásticos con conchas, pasadores adornados con pedrería, palillos para moño de todos los tipos y hasta plumas de colores, un pompón lila, extensiones de pelo trenzado y adornado con perlas, gomas a porrillo. Cogí unos cuantos entre los dedos, me puse otros en la boca y apreté aún más las piernas. Noté cierta tensión en las caderas de Pierre, luego nada. Cepillé, tiré, tiré, le enrosqué el pelo en todos los sentidos. Volví a empezar varias veces.
El moño era complejo y desordenado, magnífico. Quise ver si hacía resaltar sus grandes ojos claros vacíos. Me incliné hacia delante. Tenía los ojos cerrados. Noté su aliento en mis mejillas, que respondía fugitivo al de Titouan. De pronto sentí vergüenza. Le solté el pelo, rescaté los accesorios perdidos en él, volví a guardarlo todo en el neceser. Abrí las piernas, con las rodillas llenas de rencor. Me levanté para coger a Pierre y llevarlo a su cama. Me tumbé en la mía. El pelo de Pierre caía largo y deshecho entre los barrotes. Vi brillar en la noche una perla olvidada. Me acordé de la lamparita, pero me dio pereza volver a levantarme. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com