La manzana de Adán (fragmento)Ernö Szép

La manzana de Adán (fragmento)

"Cuando trataba de escribir de noche, a altas horas de la noche, me entraba una fiebre nerviosa, luego no lograba conciliar el sueño hasta la madrugada. Ahora no escribiré, solo tomaré notas.
Empezaría la novela por el pasado mes de septiembre, cuando acudí al teatro. Subo las escaleras. Soy un mar de problemas, soy sólo asco.
Aún no tengo la pieza terminada, es lo que quiero anunciar. Ni siquiera he empezado, he pasado todo el verano titubeando. De todos modos, mentiré con que ya estoy acabando el primer acto, entonces confiarán en que la terminaré. Me volverán a pagar algo de dinero, espero.
En el rellano de la escalera está a punto de echárseme encima una chica. Baja a brincos, como un pájaro.
Me detengo un instante, no sea que choquemos. La chica, al vuelo, se agarra a la barandilla. Me mira a la cara. Es rubia.
Antes de emprender el siguiente tramo de la escalera, se me ocurre volver la vista atrás. Sí, he sentido que la que chica se ha vuelto hacia mí. Aún resopla. Tiene los labios entreabiertos. Se ríe porque es joven.
—No me reconoce.
No, querida. ¿Quién es usted?
—Ay… nos presentaron en mayo, cuando teníamos el examen.
En otro teatro. Habló usted conmigo.
Qué gentil de mi parte.
Se llama Iboly tal y cual. Está en segundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com