La montaña azul (fragmento)Meir Shalev

La montaña azul (fragmento)

"Pinness nunca hablaba de "años", sólo de "figuras". Me sonreía en la oscuridad, sabiendo que vendría. A Pinness le gustaba comparar la pedagogía con la agricultura. Cuando hablaba acerca de su trabajo, solía usar expresiones como "tierra virgen", "viña sin podar" "orificios de irrigación". Sus alumnos eran árboles jóvenes. Cada figura era un surco.
-Mirkin-prosiguió emocionado- es posible que no sea un granjero, pero también siembro y cosecho. Ellos son mis viñedos, mi huerto. Sólo se necesita una manzana podrida... Él casi se ahogaba en su propia desesperación. Sí y dio uvas silvestres... ¡El problema de los caballos y la carne de los asnos!
Como todos sus alumnos, yo estaba acostumbrado a sus citas de la Biblia, pero nunca antes había escuchado versos semejantes. Involuntariamente me moví en mi cama y sentí frío de nuevo. Las tablas del entarimado crujían bajo el peso de mi cuerpo y dos de ellas permanecieron mudas durante un minuto. A la edad de quince años yo pesaba alrededor de dieciséis libras y media y podía coger un ternero grande por los cuernos y luchar con él sobre la tierra. Mi talla y fuerza eran admiradas en la aldea. Los granjeros bromeaban diciendo que el abuelo debía estar alimentándome con la primera leche que daban las vacas nodrizas.
-No tan alto. Despertarás al chico.
El chico. Fue su manera de llamarme hasta el día que murió. Mi chico. Incluso cuando brotó pelo oscuro por todo mi cuerpo. Incluso cuando me cambió la voz y mis hombros adquirieron una robustez carnosa. Mi primo Uri no podía dejar de reír cuando nuestras voces empezaron a resquebrajarse. Yo era el único chico en la aldea, dijo, cuya voz fue de barítono a bajo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com