Horizonte móvil (fragmento)Daniele Del Giudice

Horizonte móvil (fragmento)

"Fue dando tumbos sobre las piedras sin prestarme el menor atisbo de atención, con ese aire presuroso "Llego tarde, llego tarde", hasta que debió haberse convencido de que sus padres se habían ido a la mar. Sólo entonces se dio vuelta hacia el agua y, abatido y presa de la angustia, comprendió de qué se trataba. La escena familiar que había presenciado era un momento crítico de su formación personal, el instante en que un pingüino joven se ve obligado a adquirir-por sí mismo, en el mar- el krill y el plancton del que se alimenta, que apenas una hora antes hallaba en el pico de sus padres, como pulpa regurgitada. Me di cuenta de que estaba concediendo dotes antropomórficas a los pingüinos, algo que me había prometido no hacer, y de hecho hablé con Jeremy sobre el particular; mejor atenerse a las numerosas explicaciones sobre la pauta de comportamiento de los pingüinos de diferentes especies que los biólogos habían observado y catalogado convenientemente tras sus arduas expediciones. El problema de los cuentos, cuando se trata de pingüinos, es que vienen determinados por un único punto de vista, el humano. Se superpone todo aquello que tiene que ver con nosotros sobre su inagotable imaginación y curiosidad, cambiando por tanto su significado. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com