Circunvalación (fragmento)Carl Frode Tiller

Circunvalación (fragmento)

"Querido David.
Me senté en el autobús camino a casa cuando leí que habías perdido la memoria y cuando logré superar el shock, comencé a pensar en la manera de ayudarte a recordar, sin entender muy bien por qué, un recuerdo se me hizo presente, un recuerdo con el que he decidido comenzar esta carta.
En mi mente percibí claramente a nosotros dos en una de aquellas largas caminatas alrededor de la ciudad de Namsos. Ni siquiera sabía que ese recuerdo se había conservado en mi memoria antes de sentarme en el autobús y, de repente, me sentí retrotraído a los diecisiete años, vagando por las calles, solos tú y yo, juntos, deambulando sin rumbo fijo.
Me pareció recordar que nos propusimos dar estos paseos porque nos sentíamos aburridos y no teníamos nada más que hacer con nuestros coches, pero cuando pienso en las conversaciones que mantuvimos, en la forma de evitar encuentros que nos obligaran a detenernos involuntariamente y creo que debe ser obvio que en nuestros paseos tenían un sentido en sí mismos. Aunque no pensamos en ello como algo significativo, seguramente debemos haberlo experimentado como tal. Tal vez en esta clase de experiencia inconsciente en torno a hechos ordinarios, en absoluto dramáticos, conservados en nuestra memoria, se vislumbra primeramente lo más brillante y resplandeciente. No lo sé con exactitud, pero sé que tenía mis propias opiniones respecto a la descripción de los acontecimientos que tuvieron lugar sin mí, o respecto a personas a las que nunca conocí. Sin duda aprendí de nuestras propias discusiones.
Cuando estábamos en la escuela primaria, no sabía mucho sobre ti. Eras hijastro de un pastor, jugabas al fútbol y podías lanzar la pelota muy lejos. No sé por qué razón me di cuenta de esto, quizás porque yo era realmente malo haciendo deporte. Tenía una pésima reputación al respecto, reputación de la que me sentí orgulloso cuando llegué a conocerte. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com