De profundis (fragmento)Stanislaw Przybyszewski

De profundis (fragmento)

"Se sentía realmente cansado, estremecido por el yugo del calor tropical. Podía sentir en su garganta las nítidas y finas picaduras como si fueran agujas ardientes.
Probablemente, estaba gravemente enfermo. Lo presentía. Con el agravante de hallarse en una ciudad extraña...
Caminó rápidamente por la calle. Sentía un sudor frío, la incomodidad de un calor húmedo y sofocante que se deslizaba por su cuerpo, aguijoneándolo de forma frecuente y dolorosa.
Presa de un profundo temor, empezó a correr ansiosamente.
Llegado a su habitación, se arrojó sobre la cama. El corazón le latía con violencia. Sentía que la sangre se precipitaba en sus venas, a punto de estallar.
Se sentó cautelosamente en la cama, se irguió con lentitud, pero se sintió peor. Empujó la almohada contra la pared, presionó su nuca contra la superficie gélida y se rindió a la fiebre.
Poco a poco, la sangre parecía fluir de nuevo hacia el corazón. Tosió sin sentir dolor alguno, libremente.
Aguardó. ¿Y si se volviera a sentir mal?
El silencio cadencioso del corazón lo tranquilizó, a pesar de tener las manos sudadas.
Lentamente se desabrochó la ropa que llevaba puesta y se secó la frente. Sus manos estaban calientes y húmedas.
No era la primera vez que sentía algo así.
Era extraño que cada vez que se distanciaba de su esposa fuera atacado por la fiebre. Trataría de dormir. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com