Una helada cayó en la noche de primavera (fragmento)Ossip Schubin

Una helada cayó en la noche de primavera (fragmento)

"En el museo de Lille, un poco lejos de la confusión de la pintura exhibida en urnas de cristal, yacía una obra maestra de origen desconocido, conformando el "tête de cire", el busto en cera de una hermosa joven.
¿Te ríes cuando te enteras que existe un busto en cera y colorido en la colección de Madame Tussaud, algo así como la cabeza de una muñeca vacía, pero incluso a pesar del "tête de cire" tendríamos que reír y admitir cierta sutileza en Madame Tussaud a la hora de recordar a algunos su doncella muerta, cuya temprana flor vital fue magullada y depositada en un duro ataúd. Las inflexiones y los delicados rasgos de aquel rostro, adornado por un lujurioso cabello rojizo, los ojos ligeramente entrecerrados, la sonrisa tímida y humilde, el rictus de dolor en los labios, como si la expectativa de la muerte no fuera un cruel engaño, lleno de inocencia triste. La imagen, en suma, de un ángel llamado a vivir la vida humana, quebrado por el sufrimiento de un corazón humano.
¿De dónde procede esta obra maestra? Nadie lo sabe. Algunos dicen que de Leonardo, otros mencionan a Rafael. Los más han buscado incluso en la más remota antigüedad. Sólo en un punto estamos todos de acuerdo-el busto ha sido realizado a través de una máscara mortuoria.
Se dice que el pintor Wicar lo trajo desde Italia a Francia y que lo había encontrado en un monasterio de la Toscana.
La efigie sonríe ante estos críticos y vanos debates que pretenden ilustrar el arte de la creación, la sonrisa y lo sueños. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com