Tríptico, de Persuasión de los díasOliverio Girondo

Tríptico, de Persuasión de los días

"I
Tendido 
entre lo blanco,  
la vi.  
Se aproximaba.  
Las pupilas baldías,  
el cuerpo inhabitado,  
sin cabellos,  
sin labios, inasible,  
vacía;  
junto a mí  
a mi lado...  
¡Toda hecha de nada!  
   
Se sentó.  
¿Me esperaba?  
La miré.  
Me miraba.  
   
II  
Ya estaba entre sus brazos  
de soledad,  
y frío,  
acalladas las manos,  
las venas detenidas, sin un pliegue en los párpados,  
en la frente,  
en las sábanas;  
más allá de la angustia,  
desterrado del aire,  
en soledad callada,  
en vocación de polvo,  
de humareda,  
de olvido.  
   
III  
¿Era yo,  
la voz muerta,  
los dientes de ceniza,  
sin brazos,  
bajo tierra,  
roído por la calma,  
entre turbias corrientes,  
de silencio,  
de barro?  
   
¿Era yo,  
por el aire,  
ya lejos de mis huesos,  
la frente despoblada,  
sin memoria,  
ni perros,  
sobre tierras ausentes,  
apartado del tiempo,  
de la luz,  
de la sombra;  
tranquilo,  
transparente? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com