Idéntico al ser humano (fragmento)Kobo Abe

Idéntico al ser humano (fragmento)

"Al escuchar la explosión de risa, no había aguantado más y se asomó a la habitación con el pretexto del té. Aunque me disgustó un poco que reaccionara ante mis absurdas carcajadas, me sentí aliviado al ver que había estado atenta a lo que sucedía. Le hice señas con los ojos para que se tranquilizara, pero frunció el ceño, todavía más inquieta, sin poder captar mi atención. Al hombre, tan cargado de adrenalina, no le pasó inadvertida una comunicación tan obvia. Luego de girar su mirada inquisitiva una y otra vez entre nosotros como si fuese un árbitro de tenis, la fijó en la cara de mi esposa como para cobrarle una falta.
-Bueno, un té... sí, un té negro, si es tan amable... Es la bebida más apropiada, porque es muy tramposa... A diferencia del té verde o del café, no se distingue si la calidad es buena o mala, cuando lo sirven con mucho limón y azúcar.
No tenía sentido involucrar a mi esposa en aquella confusa situación. En lugar de seguir con las señas de los ojos, le mostré abiertamente las palmas de las manos como empujándola y levanté un poco la cadera, moviendo la cabeza hacia los lados para que nos dejara solos.
Mi esposa se fue apenada, con la misma celeridad con que había entrado. El hombre volvió la mirada en mi dirección y siguió riéndose con una mueca en los labios, mientras se frotaba las manos con vigor como si estuviera amasando un trozo de arcilla. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com