Ensayo sobre las dos Españas (fragmento)José Luis Abellán

Ensayo sobre las dos Españas (fragmento)

"En una caracterización histórica del exilio, no importan tanto las dimensiones cuantitativas del mismo como sus rasgos diferenciales. Tras una ponderación de las distintas cifras, el cómputo no puede situarse por debajo de los 300.000 exiliados. Pero la primera apreciación valorativa que surge tras los números es la de que, junto a la importancia estadística de los datos, o sobre ella, está su valor cualitativo. "Nunca en la historia de España se había producido un éxodo de tales proporciones ni de tal naturaleza", ha dicho con plena razón Vicente Lloréns, exiliado él mismo. Pues entre aquellos exiliados se encontraban las primeras cabezas del país, los intelectuales y los artistas más prestigiosos, los profesores, los maestros, una gran parte de los profesionales más distinguidos, etc. Esta valoración de su importancia y de su significación es la que singulariza de manera especial aquel fenómeno de desgajamiento español, que tuvo consecuencias sustanciales, tanto para la España del interior como para lo que iba a constituir la vida de España fuera de España.
... La primera característica que define al exiliado de 1939 es su adhesión a la legalidad republicana de 1931. La Constitución de ese año representa para los exiliados la expresión de la voluntad popular, y en la República lo que acataban no era tanto un determinado régimen político como dicha voluntad; por eso nos encontramos a veces entre los exiliados republicanos a monárquicos que -contra sus personales convicciones políticas- habían acatado la voluntad del pueblo. El caso más emocionante es el de don Vicente Palmaroli, funcionario jubilado de la carrera consular, que siempre había manifestado su adhesión a la monarquía, pero, como para él lo esencial de las formas de gobierno era su legitimidad democrática, se decidió por el exilio con sus cerca de noventa años a cuestas, y se instaló en México para vivir de zapatero, oficio que había sido su entretenimiento en los ratos de ocio. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com