Infancia e historia (fragmento)Giorgio Agamben

Infancia e historia (fragmento)

"El lenguaje humano resulta así escindido originariamente en una esfera endosomática y en una esfera exosomática, entre las cuales se establece (puede establecerse) un fenómeno de resonancia que produce la actualización. Si la exposición a la herencia exosomática no se da durante una determinada fase del desarrollo de la plasmabilidad cerebral (que según Lenneberg tiene su límite extremo en el proceso de lateralización cerebral que concluye alrededor de los doce años), la disposición para el lenguaje se pierde irreversiblemente. De ser así, la dualidad de herencia endosomática y herencia exosomática, de naturaleza y cultura en la especie humana debe entenderse de una manera nueva. No se trata de una yuxtaposición que delimite dos esferas distintas que no se comunican, sino de una duplicidad que está ya inscripta en el lenguaje mismo considerado desde siempre como el elemento fundamental de la cultura. Lo que caracteriza al lenguaje humano no es su pertenencia a la esfera exosomática o a la endosomática, sino el hecho de que se encuentra, por así decir, a caballo entre ambas, articulándose por lo tanto sobre esa diferencia y a la vez sobre esa resonancia. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com