Las palabras son algo más (fragmento)David Albahari

Las palabras son algo más (fragmento)

"Madre, dije, y me moví para tocar su rostro. Si la tocara, pensé, sentiría nuevas arrugas o el cansancio en las grandes bolsas bajo sus ojos. Hizo que sintiera la vigencia del dolor en su rostro y no la toqué.
Escucha, chico, dijo la mujer tras de mí, ella está durmiendo justo ahora. ¿Por qué no vas a dar un paseo y regresas más tarde? Entonces ella estará dispuesta para hablar.
Me giré. Ella estaba apoyándose en el codo y sus pechos estaban temblando en el intersticio de su camisón entre largos mechones de cabello, casi hasta sus lánguidos dedos.
¿Perdón? dije.
He dicho, dijo la mujer, apartando su pelo, que des un pequeño paseo. Regresa cuando ella se despierte.
Cómo puedo yo... dije, sabes que es mi madre.
No tiene sentido, dijo, también yo tengo una madre. Todos tenemos una madre.
Ella miró alrededor de la habitación: las otras mujeres estaban durmiendo o mirando por la ventana. Pero no vamos a despertarlas cuando están dormidas. Sabes..., dije.
Quién podría imaginar, dijo la mujer, que ella está soñando justo en este instante. Quién sabe, dijo, con sus ojos cerrados, dónde se encuentra. Hay prados tan maravillosos, arroyos, olmos, pájaros en sus nidos. De repente se quedó muda. Creí que se habría dormido, pero abrió sus ojos lentamente, los párpados dejaron entrever una pequeña grieta.
¿Cuál es tu nombre? preguntó.
Madre, dije de nuevo, pero ella no pudo despertarse. Nadie se despertaría con una voz tan suave. Tú..., miré al rostro de la mujer, le dirás que estuve aquí?
Ella no dijo nada, una sonrisa pareció aflorar en su rostro.
Por favor, dije. Por favor.
La gente logra ser feliz a través de formas muy diferentes, dijo mi padre. La mía, él pararía y mediría la otra orilla con su mirada, es ir siempre hacia adelante. Si un hombre se concentra, giró su rostro hacia mí, no hallará obstáculos. Frente a él está el camino y él comienza a andar. Si tiene la suficiente determinación, llegará hasta el final, en caso contrario, hay muchos caminos que conducen a espinosas zarzas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com