Maria Walewska (fragmento)Octave Aubry

Maria Walewska (fragmento)

"Napoleón no era un hombre que se desalentara:
Quiero escuchar esa grata palabra -exclamó impetuosamente-. Quiero obligarte a que me ames. Yo recreé el nombre de tu país, que aún existe gracias a mí. Haré más. Teniendo en cuenta que puedo hacer que permanezca o perezca su nombre y todas sus esperanzas, si me presionas demasiado, rechazando mi corazón y negándome el tuyo.
Su fuerte voz resuena, endurecida por el énfasis de sus impulsos emocionales. Marie permanece en silencio, inmóvil, pero cuando arroja su pulsera al suelo y la aplasta con el talón, su enervamiento desaparece y se desmaya. Al volver en sí, el rostro ansioso de Napoleón y las palabras que susurra le muestran que ha abusado de su fracaso.
Esta malicia fue determinada por un instinto salvaje. Ahora se arrepiente y sus ojos desesperados denotan miedo. Ella lo aparta con horror, en medio de largos sollozos. Él se muestra triste, como el hombre sorprendido en la hora de su oneroso cautiverio. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com