Himnos e himnógrafos de Dinamarca (fragmento)Jens Christian Aaberg

Himnos e himnógrafos de Dinamarca (fragmento)

"La himnodia danesa, como la de otros países de carácter protestante, es en gran medida deudora de la Reforma. Los pueblos del Norte eran, desde la más remota antigüedad, amantes del cancionero. Gran parte de su historia se conserva a través de las formas poéticas y líricas y nadie recibía mayor honor que el narrador o skjald que con mayor habilidad y destreza tradujera sus pensamientos y acciones de forma musicada. Este inmenso amor por las artes líricas no se perdió en la dura transición del paganismo al cristianismo. Las espléndidas canciones populares de la Edad Media demuestran de manera concluyente que tanto la devoción por la poesía como la habilidad en relación al arte de la escritura sobrevivieron dignamente a la nueva era. Podríamos preguntarnos qué bellas canciones adornaron la llegada del cristianismo a las simientes de un pueblo dotado con tanta naturalidad para la poesía, si la iglesia las había alentado. Pero la Iglesia de Roma manifestaba poco interés en los antiguos senderos entre los que se habían arraigado. Sus sacerdotes recibían la adecuada formación en lenguas extranjeras y sus servicios se llevaron a cabo en América, siendo desatendidas la lengua y literatura nativa. A excepción de algunos escasos libros de leyes, los setecientos años de supremacía católica en Dinamarca no habían dado lugar a ningún solo libro en el idioma danés. Las ordenanzas eclesiales, además, prohibían expresamente el canto congregacional en los servicios religiosos, en la medida que no era lícito que los laicos predicaran. También era inaceptable cantar en los santuarios. Es más que probable, por lo tanto, que ningún himno danés hubiese sido cantado, salvo en unas pocas ocasiones especiales antes del triunfo de la Reforma.
No es probable, sin embargo, que esta prohibición de entonar canciones fuera ampliada con eficacia a la intimidad de los hogares y conciliábulos privados. Hans Thomisson, que compiló el más importante de los primeros trabajos dedicados a los himnos daneses, incluye cinco viejos himnos en su colección, matizando que lo había hecho para demostrar que "incluso durante los últimos tiempos había cristianos piadosos que, por la gracia divina, conservaban el verdadero sentido del evangelio". Y aunque estas canciones no se cantaban en las iglesias -donde imperaban las salmodias en latín, ininteligibles para la mayoría de los feligreses- eran cantados en hogares y ante las puertas de las casas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com